LOS MEDIOS VERSUS JACOBO TIMERMAN

Volver

En la actualidad el canciller Héctor Timerman suele polemizar con los medios. Y treinta años atrás su padre, Jacobo Timerman, era criticado cuando denunciaba a la dictadura del Proceso de Reorganización Nacional. El 14 de octubre de 1980 Jacobo Timerman fue cuestionado por editores argentinos en una asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Extractos de Timerman: la guerra ideológica, nota de Pablo Lon en la revista Somos, nº 215 del 31 de octubre de 1980.

 

“En la mañana del 14 de octubre -y casi sigilosamente- el ex editor Jacobo Timerman, vestido con traje azul, camisa blanca y corbata oscura, entró en el foro de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), ocupó un escaño y esperó su turno: un turno que en realidad no estaba previsto (‘la visita de Timerman se manejó entre gallos y medianoche’, dijo a Somos uno de los testigos) y que significó (o quiso significar, ya que terminó en fracaso) una batalla clave en la guerra ideológica del marxismo contra los países que lo han derrotado en el terreno militar. Timerman repitió el leit motiv de los artículos que firma en la prensa norteamericana y europea: acusó al gobierno argentino de fascista, describió con truculencia casi teatral sus seis meses de detención, lanzó aquí y allá nombres de presuntos desaparecidos y terminó su discurso con una infortunada denuncia que acabaría por resultar un tiro por la culata: dijo que su caso era el símbolo más claro de la persecución contra los judíos que se libraba en la Argentina. (…) Pero el ataque más duro que recibió Timerman estuvo a cargo de los editores argentinos Jorge Anuar (Pregón, de Jujuy), José Claudio Escribano (La Nación), Máximo Gainza Castro (La Prensa) y Raúl Kraiselburd (El Día, de La Plata), que asumieron la defensa de su país ‘hasta hacer enrojecer a Timerman’, según un cable de Associated Press.
(…)
A lo largo de su discurso -duró media hora-, Timerman elogió al premio Nobel de la Paz (Adolfo Pérez Esquivel) y usó repetidamente las palabras libertad y democracia. No es extraño, ya que desde su salida del país ha gozado de un curioso título otorgado por ciertos sectores norteamericanos: adalid de la libertad Para evitar graves confusiones (todavía vigentes en la Argentina, a pesar de la dura lección recibida), es imprescindible recorrer algunos artículos periodísticos publicados en los medios que dirigió Timerman:
* En enero de 1972 dedicó dos páginas de La Opinión a la defensa del terrorista y jefe de la banda erp Mario Roberto Santucho, que -según Timerman- había sido detenido y torturado.
(…)
* En setiembre de 1972 saludó la muerte del jefe guerrillero vietnamita Ho Chi Minh con esta frase: ‘Su nombre ya está inscripto en el panteón de los héroes’.
(…)
* En octubre de 1972, Tomás Eloy Martínez, un dilecto periodista de su staff, escribió: ‘…la sociedad de consumo intenta limitar la trascendencia de Ernesto Guevara…’.
* El 26 de mayo de 1973, Mario Diament escribió en La Opinión: ‘…desfilaba esa juventud madura, consciente, política, que hizo posible que la Argentina recobrara su lugar entre los pueblos del mundo que tienen capacidad de dirigir su propio destino…’. Aludía a los terrorista de la banda montoneros, que coreaban alegremente, la hazaña de haber asesinado a Aramburu mientras saludaban la asunción de Cámpora.
* Entre 1972 y 1976 se pueden encontrar decenas, casi centenares de artículos semejantes. Su reproducción total, imposible por razones de espacio, sería, además, redundante. Es imprescindible, en cambio, recorrer algunas de las figuras que integraban el staff periodístico de Jacobo Timerman.
* Francisco Urondo: muerto en un enfrentamiento después de asesinar con un grupo terrorista, al almirante Emilio Berisso. Integrante de la banda montoneros.
* Juan Gelman: ex jefe de prensa de la banda montoneros. Se separó del grupo en 1979. Sigue actuando en organizaciones terroristas. Prófugo de la justicia.
* Tomás Eloy Martínez: apologista de la guerrilla en su libro La pasión según Trelew. Vive fuera del país.
(…)
* María Victoria Walsh: terrorista, muerta en el combate de la Calle Corro.
* Miguel Bonasso: uno de los máximos jefes de la banda montoneros. Prófugo de la justicia.”