Cristian Alarcón: “Uno hace periodismo narrativo por el afán de trascendencia”

Volver

El director de la revista digital Anfibia, asistió junto al subeditor Federico Bianchini a una charla para estudiantes de la escuela de periodismo TEA. Allí hablaron de lo que significa el mundo de los relatos de no ficción con rigor periodístico e investigativo y de cómo su proyecto resuelve los requerimientos contemporáneos de las nuevas lecturas y escrituras.

“Uno hace periodismo narrativo por el afán de trascendencia”, declaró Cristian Alarcón ante alumnos de TEA el lunes 27 de agosto en el Paseo La Plaza. En relación al género periodístico que aborda Anfibia, sostuvo que existe un agotamiento en la lectura de ficción y que la complejidad en lo contemporáneo genera la necesidad de leer textos narrativos de no ficción.

El invitado comentó que el proyecto comenzó hace tres meses con una propuesta de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), y fue la búsqueda de un espacio experimental  en donde los lectores y autores puedan gozar y escribir grandes historias. Contó que la revista estaba pensada en un principio en formato papel, pero que cansados de no encontrar la forma ideal de distribuirla, decidieron hacerla en la WEB. Y afirmó: “Yo hasta Anfibia era un bicho analógico, creo que hoy no podría existir sino fuera digital”.

Por su parte Bianchini dijo que le resultó difícil adaptarse al principio, pero que rápidamente descubrió los beneficios de la nueva plataforma.

Alarcón sostuvo que la revista logró una enorme cantidad de visitas, y que a partir de la llegada a los lectores comenzó a entender la lógica del mundo digital. “El setenta por ciento de nuestras entradas vienen de las redes sociales y Google Analytics es nuestra biblia”, aseguró.

Por otra parte, explicó que uno de los mayores problemas para Anfibia es encontrar autores, porque “nadie quiere investigar ya que representa mucho laburo”. Ante esto, Alarcón en su rol de docente, detalló cuatro pasos fundamentales para abordar “la experiencia compleja de la crónica”, a saber: la investigación profunda, luego encontrar la posición del cronista, el tono y estilo, y por último la estructura para volcar todo el contenido.