Diego Rojas: “Viene un momento de ajuste, la burguesía plantea una devaluación”

Volver

En el marco de los cambios en el gabinete de ministros nacional, de los cuales el más reciente fue el reemplazo de Antonio Puriccelli por María Cecilia Rodríguez en la cartera de Seguridad, el periodista especializado en política y sociedad, Diego Rojas, consideró que la renovación es un planteo que tiene que ver con la nueva forma que adoptará el kirchnerismo en los próximos años y en vistas al 2015.

A lo largo de la charla, organizada por la Escuela de periodismo TEA en el Paseo La Plaza, el escritor opinó que la designación de Jorge Capitanich como jefe de Gabinete indica que habrá una profundización del giro derechista en cuanto a los proyectos a los que el Gobierno asumió desde su asunción. Las características más significativas del ex gobernador de Chaco son, para Rojas, su interés en las multinacionales, su marcada tendencia a generar monopolios y concentración de poder en pocas manos, y la cooptación de movimientos sociales, que se evidencia en la masividad de sectores populares organizados con subvención del Estado en su provincia.

En un panorama más amplio de la política y el peronismo, Rojas explicó que éste es un momento de acomodamiento, en el que se plantean alianzas entre las distintas facciones del Partido Justicialista como Francisco De Narváez con Daniel Scioli o Sergio Massa con Martín Insaurralde. En este sentido, el nombramiento de Axel Kicillof como ministro de Economía también implica un acuerdo y la posibilidad de consensuar, entre un aspecto más conservador del kirchnerismo, plasmado en Capitanich, y una mirada más progresista que sería la de Kicillof.

Con respecto a las elecciones legislativas que tuvieron lugar en octubre en todo el país, Rojas hizo hincapié en el crecimiento de la izquierda en los 18 distritos en los que se presentó. Autoproclamado socialista, el escritor celebró este triunfo y se lo atribuyó al cansancio de ciertos sectores que ya han tenido la oportunidad de gobernar, y que fueron cambiados por otros que se declaran diferentes. Además, consideró que están dadas todas las condiciones para que las ideas políticas de este corte sigan desarrollándose.

Finalmente, Rojas definió a la “década ganada” del kirchnerismo como un período en el que reinó la impostura, y concluyó, finalmente, que en los próximos años habrá un alza de las luchas obreras frente al ajuste y la devaluación que la burguesía exige como solución a los problemas de la economía y la inflación.