Argentina-EE.UU., luego de la reelección de Obama

Leando Morgenfeld, doctor en Historia (UBA) e investigador asistente del CONICET, realiza un análisis sobre la reelección de Barack Obama como presidente de los Estados Unidos y su impacto en las relaciones bilaterales con la Argentina. El profesor del seminario “Historia de las relaciones entre Argentina y EEUU” en el ISEN (Instituto del Servicio Exterior de la Nación) destaca que “la Casa Rosada pretende mejorar el vínculo bilateral, a pesar de las diferencias que persisten en el plano económico”.
El 5 de diciembre, sale a la venta su libro “Relaciones Peligrosas” en el que repasa las relaciones bilaterales desde las guerras de independencia hasta la actualidad. Allí, en el último capítulo, se registran las tensiones y distensiones de la relación Obama-Cristina y las etapas de la misma.

- Luego de la victoria de Obama, CFK llamó a Washington para felicitarlo. ¿Fue una cuestión estrictamente protocolar? 

Entiendo que tiene que ver con la voluntad de la Casa Rosada de mejorar el vínculo bilateral, a pesar de las diferencias que persisten en el plano económico (fondos buitre, demandas comerciales en la OMC, juicios ante el CIADI, votación en contra de créditos para Argentina en el BID y el Banco Mundial).

- ¿Que hubiese pasado con las relaciones bilaterales entre Argentina y EE.UU. tras una hipotética victoria de Romney?

Si bien creo que no hubiera habido un cambio drástico, sí quizás una mayor presión de los fondos buitres a través de la Casa Blanca, ya que algunos de ellos, como Paul Singer -dueño de un fondo equivalente a 20.000 millones de dólares-, aportaron cuantiosas sumas de dinero a la Campaña de Romney.

- ¿Qué deberían cambiar ambos presidentes respecto al primer mandato para mejorar las relaciones políticas y económicas entre ambos países?
Hay diferencias económicas estructurales e históricas, que persisten más allá de los presidentes. En plena crisis mundial, difícilmente se salden, dado el carácter competitivo de ambas economías y las restricciones estadounidenses a la compra de productores agropecuarios argentinos, lo cual hace que la balanza comercial sea fuertemente deficitaria para Argentina. Habrá que ver si, más allá de las presiones sectoriales, ambas cancillerías logran establecer una agenda en los puntos de cooperación (por ejemplo, en materia de desarrollo nuclear e intercambio académico).

- ¿Cuál fue la evolución de la relación entre ambos países en los últimos dos años?
A lo largo de 2011, la relación entre Argentina y Estados Unidos volvió al centro del debate debido a los múltiples roces bilaterales. El 4 de noviembre, tras el cierre de la Cumbre del G20 en Cannes, se produjo una entrevista entre Obama y Kirchner. Fue la escenificación del nuevo rumbo que, tras las elecciones del 23 de octubre, tanto la Casa Blanca como la Casa Rosada quisieron imprimirle a la relación bilateral. Más allá de ese intento de recomposición, en 2012 surgieron nuevos ejes de conflicto, en particular el referido a la creciente presión de los fondos buitre, incluida el embargo de la Fragata Libertad.

Por Mauro Vella y Gabriel Kuhn