Osvaldo Bayer: “Hay que estar preparados para defender la democracia”

Volver

El historiador, escritor y periodista asistió a una charla para estudiantes de la escuela de periodismo TEA, en donde aseguró “ver la formación de una atmósfera peligrosa” similar a las que vivió en épocas de pre dictadura. Celebró los logros del actual gobierno pero criticó la falta de decisiones políticas en relación a los pueblos originarios y a la defensa de la ecología. Y confesó: “Nunca le he perdonado a Alfonsín las leyes de Obediencia debida y Punto final”.

Yo que viví varias pre dictaduras, veo que se va formando una atmósfera muy peligrosa”, declaró Osvaldo Bayer ante alumnos de TEA el lunes 3 de diciembre en el Paseo La Plaza. Fundamentó su afirmación a partir del paro llevado a cabo por gendarmes y prefectos hace dos meses y por el cacerolazo del llamado 8N. “Es peligroso cuando los militares se levantan contra la decisión de un gobierno, y se vive el mismo ambiente cuando la gente sale de los barrios bien a pedir la caída del gobierno”, remarcó. Ante esto sostuvo que “hay que estar preparados para defender la democracia”, y que los presidentes deben comprometerse a nunca abandonar la Casa de Gobierno. A pesar de la advertencia en sus dichos, Bayer opinó que los militares nunca más se levantarán contra un mandato democrático.

Continuando en la misma línea, reconoció los méritos del actual gobierno y a los de Néstor Kirchner por “haber tenido el coraje de terminar con las leyes del perdón e indultos, y de ordenar los juicios pertinentes”.

También destacó las medidas que implicaron la devolución del dinero de los jubilados al Estado y la implementación de la Ley de Medios, aunque criticó dos aspectos que, según el escritor, no han sido tratados hasta el momento: Políticas en relación a los pueblos originarios y la defensa de la ecología. Ejemplificó su postura al hacer un repaso sobre los hechos sufridos por la comunidad formoseña Qom hace dos años, en donde las fuerzas del gobierno de Gildo Insfrán reprimieron a los indígenas que reclamaban la restitución de sus tierras y que terminó con la muerte de uno de sus miembros: “El cacique Félix Díaz hizo una huelga de hambre en plena 9 de julio, y se tuvo que ir porque el gobierno no hizo absolutamente nada”, aseveró. En cuanto al cuidado del medio ambiente, manifestó que se siguen talando árboles para la plantación de soja y que no se hace nada con la multinacional agrícola Monsanto.

El invitado, por otra parte, subrayó que son los periodistas quienes deben analizar todas las situaciones, aplaudir los aspectos positivos y exigir que se cumplan con todos los otros deberes que tiene una verdadera democracia. “No como el diario Clarín y La Nación que para ellos está todo mal”, fustigó.

Luego de hacer un pequeño recorrido por distintos hechos de la historia argentina, Bayer volvió en centrarse en la herencia que dejaron los años oscuros de la última dictadura cívico-militar, momento en el que confesó nunca haberse olvidado de las leyes de impunidad firmadas por el ex presidente Raúl Alfonsín: “Nunca le he perdonado a Alfonsín las leyes de Obediencia debida y Punto final”. Expresó que el ex presidente “se conformó con hacer un juicio a los jefes de las Fuerzas Armadas -que no cumplieron las condenas en cárceles comunes-, y que todo se terminó con las leyes de perdón”.

Al finalizar la charla, se refirió al juicio que le iniciaron los dos nietos del ministro de Economía dictatorial, José Alfredo Martínez de Hoz, por las menciones que el periodista hace sobre la historia de la familia en el documental Awka Liwen, el cual refleja el vínculo de su antepasado con el exterminio de indígenas durante la Campaña del Desierto de Julio Argentino Roca. “No tengo el menor de los temores por lo que dice la verdad histórica. Lo voy a demostrar, pero claro, depende de la justicia”, aseguró. Y en ese sentido recalcó que “la democracia argentina no ha sido capaz de terminar con el treinta por ciento de los jueces actuales que fueron nombrados durante el proceso militar”, y lamentó que el juez que lleva a cabo la causa esté dentro de ese porcentaje.

Fotografía: Cecilia Salas