SUÁREZ: “SIEMPRE SENTÍ QUE ME NEGARON LA MEDALLA DORADA”

Volver

El ícono del deporte nacional, Osvaldo Suarez, asegura que sus éxitos en pleno gobierno peronista influyeron en la decisión de la Revolución Libertadora de no convocarlo a los Juegos Olímpicos de Melbourne ’56.

Hoy el Gobierno apoya a los deportistas como nunca antes”, expresó Suarez, ex atleta e ícono del deporte argentino quien, en una charla a fondo con la escuela de periodismo Deportea, también recordó cómo quedó afuera de los Juegos Olímpicos de Melbourne ’56 por haberse destacado en la época del peronismo.

«Mi fuerte eran los 10000 metros pero yo quería ganar el Maratón, como lo habían hecho Juan Carlos Zabala (Los Ángeles ’32) y Delfo Cabrera (Londres ’48)”, explicó Suárez en el comienzo del diálogo.

Respecto de su preparación para estar en el alto nivel, comentó: “Stirling, mi entrenador, tenía un don, además de una gran capacidad para el trabajo. En un momento dado me terminó de convencer de que nadie me podía ganar. Y eso es fundamental para la confianza”.

Suárez destruyó varios récords mundiales durante su carrera, entre los que se destacan 2000 metros, 5000 metros, 10000 metros y Maratón, pero no pudo demostrar su potencial en los Juegos Olímpicos. O no lo dejaron.

Yo iba a ser campeón olímpico en Melbourne ’56 porque tenía la mejor marca en Maratón y estaba en mi mejor momento, con 22 años. Mi récord era de dos minutos menos que el de Emil Zátopec, mi ídolo y el mejor atleta que vi en mi vida, en Helsinki ’52. Pero me suspendieron 14 meses por haber triunfado en la época del peronismo, que estuvo proscripto durante el gobierno de la Revolución Libertadora. No voy a mentir, voté a (Juan Domingo) Perón porque ayudó mucho al deporte, pero jamás me metí en política. Siempre sentí que me negaron la medalla de oro”, declaró todavía dolido por aquel episodio.

También se mostró disgustado, como era de esperarse, al hablar de Miguel Sánchez, quien fuera su pupilo y desapareciera durante la última dictadura militar: “Lo que le pasó me dolió muchísimo. Tenía un gran futuro como atleta y era una persona maravillosa. Se lo llevaron una madrugada y jamás volvió. Todavía me cuesta un poco hablar de él, y todos los años participamos de la carrera que se hace en su homenaje”.

Acerca de la relación que tienen, y tuvieron, el deporte con la política en nuestro país, Suárez afirmó que “aunque no haya grandes fondistas desde hace más de 40 años, en este momento el Gobierno apoya a los deportistas como nunca antes”.

En mi época, yo jamás vi un peso, pero las becas de ahora son muy importantes para crecer y desarrollarse en el atletismo”, culminó, con esperanzas, Suárez.